Saltar al contenido

Cajas de música con bailarina

Todo comienza en el Renacimiento, en las bodas y fiestas aristócratas de la antigua Italia. Con la intención de generar entretenimiento, se llenaban de músicos y bailarines. Estos vestían a la moda de la época, donde las mujeres usaban trajes formales que cubrían sus piernas hasta los tobillos. Lo normal es que los bailes fuesen participativos y en el acto final era costumbre que los asistentes se uniesen a la coreografía.

Cajas de música con bailarina a la venta

De Italia pasó a Francia gracias al enlace entre la aristócrata Catalina de Médici, la cual sentía verdadera pasión por la danza, y el heredero a la corona Henry II, obteniendo así un gran apoyo financiero. En 1573 tuvo su recreación la primera pieza del ballet de cour, llamada el Ballet de Polonais. Esta fue coreografiada por Balthazar de Beaujoyeulx contando con dieciséis bailarinas durante aproximadamente una hora, cada una representaba a una provincia francesa.

Imagen del ballet de cour

Poco a poco se fue moldeando y mejorando tanto la danza como los bailarines. Los tutus hicieron su aparición en el año 1820, aunque fue en 1881 cuando empezaron a llamarse de esta forma. Son piezas laboriosas y complejas de fabricar, algunas pueden llegar a tener hasta 100 horas de trabajo. Entre las características que poseen, destacan la ligereza, la finura, el que sea transparente, translucido y vaporoso.

Caja de música con bailarina de madera

Tipos de tutus de las bailarinas

El primero que nos encontramos es el llamado romántico, con una falta de tres cuartos de largo y una forma de tipo acampanada. Persiguen reflejar lo etéreo de su naturaleza y la ligereza de su material. Dentro de esta sección tenemos a su vez dos modalidades, los que tienen faldones más largos y abarcan una mayor parte del torso y los que arrancan desde la cintura.

Después tenemos el clásico, es el más famoso y conocido dentro de este mundillo y eso que fue posterior al romántico. Surgió para buscar una mejor visión de los movimientos de danza de los bailarines sobre el escenario. También encontramos dos tipos. Por un lado uno que consta de muchas capas de tul y con forma de aro rígido; y por otro, el llamado tutu campana con una falta un poco más larga y sin el aro.

El Balanchine es de origen Ruso y muy similar al clásico, aunque no cuenta con tantas capas y la falta tiene una caída más suave y natural.

Por último tenemos el de Plato, se caracteriza por poseer una falda plana que comienza desde la cintura de la bailarina. Similar al clásico pero con menor volumen y más plano.

Cajas de música con bailarina para niñas

Joyeros, carruseles, bolas de agua, pequeñas mecedoras, pianos.. existen gran variedad de artículos capaces de albergar una pequeña bailarina. El más popular sin lugar a duda es el tradicional joyerito de cartón piedra, ideal para las más pequeñas de la familia. En ellos, podrá guardar aquellos pequeños tesoros que posee.

Comprar cajas musicales con bailarina para niñas

La artesanía también tiene cabida en esta sección. Encontramos los famosos joyeros hechos a mano, ideados para los más mayores y que en ocasiones permiten pasar de generación en generación. De madera, con interiores forrados de tela y cuidando los detalles al máximo, permitiendo así que aunque sean antiguas, no pase el tiempo por ellas, con mecanismos de 18 notas. Todos ellos los podemos encontrar tanto en amazon como en el propio corte inglés.

Entradas relacionadas